Cuál es la relación entre la obesidad y la depresión

Salud

La obesidad tiene diversas causas que van desde factores genéticos hasta metabólicos y hormonales, entre otros. Pero también está relacionada con la depresión. Uno de los problemas que se han abordado ha sido el de la apariencia física.

La obesidad es considerada como un estigma social. Por eso, quienes sufren de este problema también pueden llegar a ser discriminados. Este factor influye en la autoestima de las personas obesas. Esto y el hecho de no poder bajar de peso socavan su confianza.
Relación de la obesidad con la depresión

Aunque no se trata de un trastorno psiquiátrico, es cierto que existe un factor psicológico que repercute en la obesidad.

De hecho, debido a la mayor tasa de padecimientos psiquiátricos en personas obesas, se debe examinar como un problema psiquiátrico. Para ello es necesario identificar el problema y atenderlo de manera simultánea con programas de control de peso.

En este sentido, mientras se trata el aspecto psicológico, también debe seguirse un programa de pérdida de peso.

El propósito es que las personas logren mejorar su calidad de vida, que hagan cambios alimenticios y sean activos y practiquen actividades físicas con mayor frecuencia, según un artículo publicado en Medigraphic.

Por otro lado, es importante ayudar al paciente con obesidad a controlar sus emociones y tenga consciencia de su problema para evitar recaídas.

Lo cierto es que, ya sea que la obesidad se deba a factores genéticos u hormonales, las personas terminan sufriendo de rechazo social, de ansiedad y estrés, lo que los lleva a comer más y seguir con ese círculo.
Relación de la depresión con la obesidad

Por otro lado, la depresión también puede causar obesidad. Quienes están sometidos a estrés constante o están deprimidos pueden sufrir de desorden por atracón, esto es, comer más de la cuenta en todo momento para controlar la ansiedad.

El asunto está en que el estrés prolongado produce cortisol, lo que estimula la ingesta de alimentos. Al comer más de lo necesario, la grasa abdominal aumenta. Junto con la depresión se presentan otras alteraciones metabólicas, como resistencia a la insulina.

En estos casos es posible que las personas que sufran de depresión terminen también padeciendo obesidad.
Tratamiento

Tanto la obesidad como la depresión son enfermedades que necesitan de tratamiento especializado. En el caso de la obesidad, no es suficiente con seguir un régimen alimenticio para bajar de peso; en ocasiones, la cirugía bariátrica tampoco es suficiente.

Muchas veces, debe ir acompañado de terapias de tipo cognitivo-conductual o de terapia interpersonal. Estas ayudarán a los pacientes a superar sus etapas y aprender a conocer y querer sus propios cuerpos.

La autoestima también es importante, y mantener una rutina saludable es esencial para ir superando estos problemas. Es verdad que las recaídas suceden, pero no deben ser un impedimento para seguir adelante.

ELDIARIONY

Tags:

No responses yet

Deja un comentario

Latest Comments

  1. Hi, this is a comment. To get started with moderating, editing, and deleting comments, please visit the Comments screen in…

A %d blogueros les gusta esto: