El sistema inmune trabaja distinto según la hora del día

Cuando los microorganismos -como bacterias o virus- nos infectan, nuestro sistema inmunitario entra en acción. Este está altamente capacitado para detectar y eliminar infecciones y reparar cualquier daño causado por ellas.

Por lo general, se asume que nuestro sistema inmune funciona exactamente de la misma manera, independientemente de si una infección ocurre durante el día o la noche. Pero investigaciones a lo largo de más de medio siglo muestran que nuestros cuerpos responden de manera diferente durante el día y la noche.

La razón de esto es nuestro reloj biológico y el hecho de que cada célula del cuerpo, incluidas nuestras células inmunes, puede detectar la hora del día.

Nuestro reloj biológico ha evolucionado durante millones de años para ayudarnos a sobrevivir. Cada célula del cuerpo tiene una colección de proteínas que indican el tiempo, en función de sus niveles. Saber si es de día o de noche significa que nuestro cuerpo puede ajustar sus funciones y comportamientos (como cuándo queremos comer) a la hora correcta.

Nuestro reloj biológico hace esto generando ritmos de 24 horas (también denominados ritmos circadianos) en el funcionamiento de las células. Por ejemplo, nuestro reloj biológico se asegura de que solo produzcamos melatonina al caer la noche, ya que esta sustancia química nos hace sentir cansados, lo que indica que es hora de dormir.

Nuestro sistema inmunitario está compuesto por muchos tipos diferentes de células inmunitarias que patrullan continuamente el cuerpo en busca de evidencia de infección o daño. Pero es nuestro reloj biológico el que determina dónde se encuentran esas células en determinados momentos del día.

En términos generales, nuestras células inmunitarias migran a los tejidos durante el día y luego circulan por el cuerpo durante la noche. Este ritmo circadiano de las células inmunitarias puede haber evolucionado de modo que las células inmunitarias estén ubicadas directamente en los tejidos en un momento en el que es más probable que nos infectemos, y así estemos preparados para un ataque.

Por la noche, nuestras células inmunes circulan por el cuerpo y se detienen en nuestros ganglios linfáticos. Aquí, acumulan memoria de lo que se encontraron durante el día, incluida cualquier infección. Esto permite que puedan responder mejor a la infección la próxima vez que la encuentren.

Dado el control del reloj biológico sobre nuestro sistema inmune, no es sorprendente saber que algunas investigaciones han demostrado que el momento en que nos infectamos con un virus, como la influenza o la hepatitis, puede tener impacto en qué tanto nos enfermamos. Es probable que el momento exacto difiera según de qué virus se trate.

Otras investigaciones también han demostrado que el momento en que tomamos nuestros medicamentos puede afectar su eficacia, pero nuevamente, esto depende del medicamento en cuestión. MAS DETALLES…………

About Turismo98

Turismo98.com En Contacto Con El Cielo. Es una emisora del pueblo y para el pueblo. Que ha sido diseñada por Melanie Silvestre para llevar a quien necesite, esperanza y paz. A través de los temas de salud, temas bíblicos, las reflexiones y la música cristiana, te transmite un refrigerio espiritual, para refrescar el alma. Dios llena tu vida de muchas bendiciones!

Te Puede Interesar

¿Es necesario realizarte el Papanicolaou después de una histerectomía?

Aunque la histerectomía es un procedimiento quirúrgico que puede salvarnos la vida, por ejemplo, cuando …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: